martes, 16 de febrero de 2010

viaje al sitio arqueologico Joya De Ceren y San Andres




video

video

Su entorno Geográfico!

Durante los últimos dos mil años, las huellas de la actividad volcánica en el valle de Zapotitán se reconocieron por sus cenizas, lava y piedras volcánicas, que fueron arrojadas durante la erupción del Ilopango, Laguna Caldera, San Salvador y el Playón.
Desde hace 3000 anos varios grupos étnicos se han asentado en este territorio. Las sociedades que han ocupado la parte central de el país, tanto en el pasado como en la actualidad, han sabido aprovechar los recursos naturales que ofrece el rico entorno geográfico: El agua para consumo de individuos y animales; para el riego de hortalizas y el campo de cultivo; la arcilla para materia prima para la elaboración de cerámica; animales y plantas para la alimentación, vestimenta, adornos y vivienda.
En el valle de Zapotitán se localizan más de 280 sitios arqueológicos que testimonian el desarrollo de culturas prehispánicas en el área.
Dos de los asentamientos mas importantes de la zona, cuyos estudios recientes han ampliado la información que se tenía de ellos, son San Andrés y Joya de Cerén.
En el caso de San Andrés, el volumen de construcción y terreno sobre el que se distribuyen las diferentes estructuras rebelan que se tratan de un asentamiento complejo formado por dos plazas, alrededor de las que se encuentran estructuras menores que , al parecer, correspondes con unidades domesticas. Estas formaron parte integral de la antigua comunidad prehispánica de San Andrés durante el periodo Clásico Tardío (600 d.C a 900 -1000 d.C )
Al ampliar los criterios de volumen de construcción y distribución espacial de estructuras, se descubrió que las construcciones de Joya de Cerén corresponden con unidades domesticas, cuyas caracteristicas muestran que se trataba de una zona de residencia o casas habitación; asimismo se encontraron restos de materiales de diversas actividades realizadas por los miembros de las familias. Algunas de las tareas identificadas en esta unidad domestica son la producción de alimentos, de herramientas y otros utensilios; actividades de la comunidad relacionadas con la distribución de alimentos, almacenamiento y protección de los mismos y la transmisión de los conocimientos a los miembros de la comunidad.


lunes, 15 de febrero de 2010

Joya de Cerén, El Salvador.

La no muy cómoda cama de los mayas con un tamaño muy reducido ya que ellos tenían una baja estatura de aproximandamente 1.40 m.


Joya de Ceren es un sitio precolombino de El Salvador ubicado en el departamento de la Libertad, en las proximidades de San Juan Opico y Las Flores en el centro-oeste de El Salvador. Se descubrió en 1976 cuando se preparaba para construir sitios de un instituto del país, pero debido a la guerra civil se pararon las investigaciones hasta 1980.

Fue habitado por un pueblo agrícola, y después abandonado en el año 250 por causa de la erupción del lago de Ilopango; y de nuevo habitado en el año 400, siendo tributario a San Andrés.
Este lugar permite conocer la vida cotidiana de un pueblo maya agricultor de hace 1400 años (siglo VII), y el único conocido en El Salvador.
Es uno de los sitios arqueológicos más importantes dentro de Mesoamérica porque demuestra cómo era la vida para la gente normal. Se refiere a menudo como "La Pompeya de América" en comparación al sitio arqueológico de Pompeya, localizado en Italia.

En el año 1993 la Joya de Cerén fue declarada Patrimonio de la humanidad por la UNESCO.




El Baño de vapor.


Donde se practicaba la limpieza física y espiritual de los hombres.
La estructura 9 estuvo destinada a un baño de vapor, cuyo propósito era la limpieza física como espiritual y medicinal; esto se deduce de el uso de las actuales comunidades mayas dan al baño de vapor. En nuestros días este tipo de instalaciones suelen ser pequeñas y destinadas a una sola familia. Las dimensiones de la estructura rebasan las necesidades de una familia, por lo que suponemos que la vivienda 2 pudo haber tenido una relación de servicio con el baño de vapor similar al que la vivienda 1 guardaba con respecto a la cofradía religiosa.
El baño de vapor tiene capacidad para diez personas sentadas en la banca interior, la cual, cubierta de laja, circunscribe a la cadera central. El edificio se asienta sobre una solida plataforma cuadrada, con una banca externa que se extiende a casi todo lo largo de sus costados occidentales y septentrional. Al parecer servía para que lo usuarios se enfriaran al salir de el baño, pero quizá también para esperar antes de los inicios de los rituales u otros actos. Al oeste del edificio se han encontrado 4 asientos de piedra formados por piedras redondas que sostienen lajas planas y verticales cuya inclinación hacia atrás proporciona comodidad. Es posible que estos asientos también hayan sido usados para las actividades anteriores o posteriores al baño.
El primer paso para entrar al baño de vapor era encorvado, por la puerta angosta hasta la caldera en forma de colmera cuadrada y encender el fuego. Este calentaba todo el interior pero generaba mucho humo, por tanto, antes de que entrara la gente, se accionaba un abanico. Acto seguido, se vaciaba agua sobre la caldera para generar vapor; el excedente de agua salía hacia el oeste por la puerta de entrada que, quizá, era detenida por un poste, una fibra o una cubierta de cuero, artefacto de el cual, por desgracia no queda rastro.




Todas las construcciones eran mantenidas con esmero, ya que, de lo contrario se habría erosionado y hubiera sido invadida por la maleza. Al nor este de la estructura 3, la plaza presenta un ligero declive que almaceno escasa agua de lluvia antes de la erupción de loma caldera. En dicha área se encontraron 2 decenas de huellas humanas, todas de individuos adultos. Gracias a que la longitud del pie humano es 15% de la altura de el cuerpo, es posible calcular que la estatura de la mayoría de los residentes de Joya de Cerén, hombres y mujeres, eran de entre 1.52 y 1.68 m. De ser así, virtualmente todos los pobladores de Cerén eran mas altos que las puertas de entrada de sus habitaciones, cuyos dinteles, construidos a 1.50 metros de altura, los obligaban a encorvarse para entrar o salir la razón de esto permanece en el misterio.
La estructura 3 es el edificio más grande encontrado hasta el momento: mide de 5 a 8 metros de largo, con paredes altas y muy gruesas de adobe solido. El techo alcanzaba entre 8 y 12 metros, y es independiente de la estructura de adobe de la planta, pues estaba sostenido con postes altos en el centro y desde el exterior. Los resistentes muros se levantaron sin sustentación, por lo que en condiciones normales resultaban duraderos pero eran muy vulnerables a los terremotos. Se creo que los pobladores de Cerén pasaban poco tiempo en el interior de esta estructura, pues es evidente que era un espacio público, visitado solo por propósitos específicos. Las dos bancas en el cuarto frontal de esta estructura tenían un uso y significado diferente a los de las casas. Si tomamos como base a la arquitectura maya es posible decir que las bancas ubicadas en la primera habitación representan autoridad. El hecho de que el edificio haya sido construido en la plataforma más alta de el sitio descubierta hasta la fecha también es señal de autoridad; de la misma manera en que los tribunales y edificios judiciales solían ser diseñados conforme a una arquitectura monumental para impresionar a la población. Creemos que en esta estructura se resolvían las disputas sobre la propiedad de la tierra, el agua, los problemas familiares o cualquier otro conflicto.




La vida Familia en Joya de Cerén.

Cada familia construía y mantenía sus propias viviendas, las cuales constaban de, por lo menos, tres áreas separadas: la casa domiciliar, que era el edificio principal, una bodega y una cocina. En ocasiones las familias construían otros edificios para ocasiones especiales, como talleres.En su calidad de edificio principal, la casa domiciliar comprendía una planta de tres por cinco o bien de cuatro por cuatro metros. Los techos de paja sobresalían un metro o más de los muros a fin de cubrir áreas destinadas a otras actividades, como caminos y vedejas.La casa contaba con un área techada de 25m₂, dentro de las cuales las familias comían, dormían , fabricaban sus utensilios y realizaban otras actividades. Los pisos de barras y bodegas eran de barro mezclado con ceniza volcánica proveniente de una erupción anterior del volvan de Ilopango. Esta mezcla se modelaba en forma de una plataforma rectangular que, tras dejar secar, se ponía al fuego para obtener un ladrillo grande y fuerte. Sostenían los techos, postes verticales introducidos en la plataforma, que se unían a postes horizontales y se ataban a la vigas del techo con cortedeles de maguey. Las paredes se repellaban con la misma mezcla de los pisos, pero sin que estas fuera horneada. Por último se techaban con un zacate, por entonces abundante pero que ya no crece en el valle de Zapotitlán, porque ha sido sustituido por pastos africanos o bien se ha agotado debido al pastoreo y la intensa actividad agrícola practicada desde la época colonial hasta nuestros días.El resultado de este método constructivo era una edificación de bajareque muy fuerte y, al mismo tiempo, flexible.

Al igual que en muchos otras culturas, las cocinas se construían a varios metros de distancia del resto de edificios. La razón aquí, como en otras regiones, es la misma: la presencia del fuego. Solo en las cocinas se mantenían el fuego encendido todo el día, con las brazas ardiendo durante la noche para avivar la llama temprano en la mañana. Bastaba un fuerte viento que atizara el fuego, para incendiar toda la cocina; por tanto, esta se construía de manera aislada, lo cual, en caso de siniestro, permitía su rápida reconstrucción. La cocina, muy amplias, se levantaban sobre plataformas circulares y bajas de cerca de 5 metros de diámetro con delgados techos y paredes de paja.Uno de los aspectos más sorprendente de joya de Cerén es la elevada calidad de vida de sus pobladores. Cada familia contaba con amplios espacios entre 60 y 80 metros cuadrados, cubiertos de techos de paja bajo los cuales se realizaban las actividades cotidianas y se protegían las pertenencias.Al respecto, nos maravillo encontrar en una vivienda más de 70 recipientes de cerámica para guardar semillas y líquidos así como artefactos para cocinar y servir los alimentos. Tambien asombra que casi una cuarta parte de estos recipientes estés bellamente decorados con paisajes y diseños, los cuales dan un toque de elegancia a la ceremonia de compartir los alimentos y bebidas. Otra causa de admiración es la cantidad y variedad de alimentos guardados, y la presencia de parcelas de cultivo entre las casas. A su vez, los edificios especiales que se describen en las siguientes secciones: Evidencia la insospechada complejidad de las actividades religiosas y cívicas en las aldeas antiguas. Gracias a al excepcional estado de conservación de Joya de Cerén podemos estudiar en detalle la vida cotidiana en el interior de la vivienda al respecto, un descubrimiento importante es que, en cada una se producía alguna artículo en cantidad superior a la necesaria para el consumo interno. El fin de este excedente era el intercambio. Y todo parece indicar que el trueque se practiban tanto entre las viviendas de las aldeas como con el poblado próximo de San Andrés.Como se ha mencionado ya, otra vivienda producía excedentes de fibra de Maguey. Por su parte, en una viviendo se fabricaban artículos de piedra tallada, como manos y metates para moles el maíz y otros alimentos y sustancias; así mismo producía piedras perforadas en forma de rosca que servían como pesas de varas para cavar morteros perforados y otros utensilios. En esta vivienda se encontró 90% de los martillos de piedra (usados para fabricar artefactos de piedra tallada) que había en el lugar, junto con objetos inconclusos de este mismo material. El numero de estos artículos inacabados y los martillos de piedra indicaban que había una producción considerable de artefactos de piedra tallada.